Berlinale 68 cine mexicano contemporáneo Sin categoría

LOS DÉBILES: PALABRA Y SENTIMIENTO EN LA IMAGEN

Una historia que documenta la realidad de la violencia en el Norte de México, desde una visión poética, literaria, antropológica y llena de sentimiento.

POR ANTONIO HARFUCH

LOS DÉBILES (Premio FICUNAM, 2018) es una película de venganza y persecución situada en Sinaloa, territorio mexicano altamente hostil en la llamada Guerra de las Drogas. Los directores Raúl Rico y Eduardo Giralt presentan, desde una mirada íntima y reveladora, un microcosmos donde un hombre, Víctor sale en búsqueda de “El Selfie”, miembro de una pandilla de jóvenes que mató a sus perros después de un confrontamiento. Estrenada en el FORUM de la BERLINALE 68, donde el también guionista Raúl Rico, tuvo la oportunidad de conversar en una interesante sesión de preguntas y respuestas donde el público reconoció la propuesta narrativa de un film que según su propio director, debe ante todo leerse. “Lo que más nos importa es que la gente lea la película y cuando te das cuenta que una película pequeña logra estrenarse en Berlín, entonces es cuando también agradezco cada comentario”.

En la narrativa, destaca un tono especial cuando se plantea la violencia en una coodirección que tiene en sí sus propios retos. El cruce de ambas visiones se visibiliza en referencias literarias y en el sentimiento de la imagen proveniente de la poesía. “A mí me interesa la literatura del teatro del absurdo y a Eduardo la literatura del sur gótico de los Estados Unidos. Entonces fue volver a revisar estos textos que se escribieron en esa época. Por mi parte a Eugene Ionesco y a Eduardo a William Faulkner. Por ejemplo, hay un texto que se llama RINOCERONTE, en el cual todo un pueblo en Francia se está transformando en rinocerontes y el personaje principal que es considerado el tonto del pueblo, permanece intacto y es el único que sigue siendo humano. En el caso de la película, el personaje principal que sale de la parte más rural de México y se va introduciendo en la ciudad hasta terminar en una especie de isla absurda, es el único que permanece puro o intacto a esta contaminación. En el texto de Ionesco vendría siendo una especie de héroe antifascista, un héroe que se está protegiendo o no se vuelve igual a los demás, a esta gente agresiva o violenta”.

La violencia en LOS DÉBILES presenta capas que eran invisibles, lo que hace que se vea desde un ángulo con el sello de denominación de origen, donde es distinta a la representada comúnmente en los medios de comunicación y en el arte y cine contemporáneo. “La idea de mostrar una violencia contenida o si quieren pasivo-agresiva, es precisamente mostrar una idea distinta de violencia. En México se ha mostrado una cierta banalización de la violencia. En LOS DÉBILES se encuentra muy pasiva, muy contenida, en la cotidianidad. Podría ser que te pudieras topar con esta violencia y ni siquiera saber que es un acto violento porque estás tan acostumbrado a ella que no eres capaz de percibirla a nivel consciente. Yo por ejemplo, soy de este lugar de donde la película ocurre (Mazatlán) y viví allí hasta los 18 años, después me mudé a la Ciudad de México y tuve que tomar cierta distancia para entender de qué se trataba esa violencia. Yo no la veía porque estaba allí”.

En cada cuadro de LOS DÉBILES está la esencia de una realidad vuelta un relato que no deja de ser emocionante en el tratamiento de la violencia. “Nuestro objetivo era seguir la emoción más que cualquier referencia en particular. No hubo ningún secreto, buscamos mucho perseguir una emoción, la sensación de la escena. La película fue mutando conforme fue avanzando el corte pero siempre perseguíamos una idea más que tratar de llegar a un destino”, comenta. “La problemática de la violencia está arraigada en la cultura de un país porque viene desde el núcleo, de las familias, de las instituciones que forman a un país. La niñez es la que recoge toda esa contaminación. El gobierno ha intentado romper con este patrón cultural con más violencia. La educación podría ser la solución”, finaliza Raúl.

El realismo se innova en este relato poético en cada capítulo que nos va presentando una puesta en escena ya con propios retos técnicos y financieros. “Tenía la idea de escribir una poesía que se llamara LOS DÉBILES acerca de la gente oprimida que viajaba en los hombros de un gigante, el cual caminaba a través del mar hacia los umbrales de la muerte. Estamos conscientes de las carencias técnicas de la película, incluyendo las actuaciones que no son de carrera. Sacrificamos los tecnicismos en favor de documentar la realidad. La gente de rancho en México tenemos mucho carácter”. Rico tiene formación en Administración de Empresas y Negocios Internacionales. “Tuve restaurantes, esta es mi primera película y tengo 34 años”.

La realidad que se documenta en LOS DÉBILES también proviene de una urgencia antropológica proveniente del estructuralismo de Claude-Lévi Strauss (TRISTES TRÓPICOS, 1955). “Lévi Strauss decía haber llegado muy tarde a estudiar las tribus originarias. Ya habían estado contraminadas con la cultura de occidente. Yo no quería lamentarme de en algún momento volver a Mazatlán y encontrar que esta gente de rancho de zona rural, con esta especie de migración, desapareciera. Quizá era hacer un retrato sobre la gente rural de Mazatlán, de donde soy yo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s