Cine cineastas mexicanos ENTREVISTA Festival FICG Sundance

“Tiempo Compartido” en el cine independiente

Entrevista a Sebastián Hofmann y Julio Chavezmontes

Por: Antonio Harfuch

Tiempo Compartido es el más reciente trabajo de Sebastián Hofmann (Halley, 2012) producido por el también guionista, Julio Chavezmontes (Tenemos la carne, 2016). Ambos son fundadores de una de las productoras y distribuidoras más exitosas del país, PIANO que trabaja haciendo cine mexicano en un momento que Chávezmontes define como una “etapa de esplendor” del cine nacional.

La película cuenta la historia de una familia que llega a vacacionar a un hotel que resguarda una personalidad macabra y que a través de sus empleados y sus propios huéspedes en complot, buscarán asegurar las ventas anuales de sus planes de tiempo compartido sin importar destruir la estructura familiar. En forma de una comedia de humor negro con tintes surrealistas –que el propio realizador compara con Luis Buñuel-, se trata de una crítica audaz a las extravagancias y absurdos de un capitalismo en decadencia.

“Tiempo Compartido tuvo su estreno mundial en Sundance ’18, donde fue galardonada con la mención a Mejor Guion”

IMG-20180327-WA0008
Miguel Rodarte, Luis Gerardo Méndez y Julio Chavezmontes Foto: Antonio Harfuch

A propósito de su estreno mexicano en la pasada edición del Festival de Guadalajara (en el que el actor principal Luis Gerardo Méndez recibió el premio Mayahuel a Mejor Actor), tuvimos la oportunidad de conversar con ellos el pasado mes de enero, sobre la diversidad de su cine y de Tiempo Compartido, que tuvo su estreno mundial en Sundance ’18, donde fue galardonada con la mención a Mejor Guion, co-escrito por ambos cineastas.

El proyecto comenzó en 2012, cuando estaban terminando Halley, su ópera prima. “De hecho el teaser de Tiempo Compartido surge cuando el personaje de Beto (Alberto Trujillo) está viendo un anuncio en la televisión que habla del hotel Vista Mar, que es el hotel de esta película. Ahí se originó. Aparte, Sebastián tiene una experiencia personal (su madre vendía tiempos compartidos) e inspiró la idea de hacer algo en los ambientes de hotelería. A partir de ahí empezamos a escribir mucho y a hacer el guión”, cuenta Julio.

tc
Fotograma “Tiempo Compartido”: IMDb

Esta es la segunda colaboración de Hoffman y Chavezmontes como co-guionistas. “Tenemos una extraña sintonía. Platicamos ideas, imágenes, sentimientos, cosas que empiezan a integrarse dentro de la idea general. Luego juntos hacemos un tratamiento y repartimos trabajo. Pulimos ideas. Sebastián dirige cambios. Luego él interviene mucho el guion durante la filmación, se inventa líneas y secuencias. Siempre es un proceso muy fluido”.

De Halley a Tiempo Compartido hay grandes cambios, sobre todo en la escala. Mientras que en la primera sólo hay tres actores, pocos diálogos y una cámara estática, en esta segunda película hay un reparto sólido conformado por Luis Gerardo Méndez, Cassandra Ciangherotti, Miguel Rodarte, Montserrat Marañón, Andrés Almeida y RJ Mitte, entre otros. “Yo quería más juguetes. Halley es muy estática y aquí quería mover la cámara todo el tiempo. Fue como un berrinche personal de que en la primera no teníamos para un dolly y en esta segunda queríamos grúas. Viene un poco de ahí, de querer más recursos y sentirme más libre para jugar en el set”, aclara Hofmann.

Julio cuenta sobre la generosidad que Sundance ha tenido con ellos desde sus inicios y que se sienten muy privilegiados por la relación que surgió con el festival estadunidense en el Festival de Cine de Morelia. “Los programadores de Sundance vieron Halley en Morelia y ellos invitaron la película a Sundance. Para nosotros fue una gran sorpresa y con Tiempo Compartido fue igual de fortuito porque nosotros enviamos la película a los programadores en Julio de 2017 y después de tres semanas nos respondieron con una invitación para que la película compitiera en la sección internacional. Fue de ensueño. Una relación muy fluida”.

“Chavezmontes define a Sundance como un mercado importante de cine independiente en el que distribuidores de todo el mundo compran películas para exhibirlas en otros países.”

IMG-20180326-WA0014
El equipo de “Tiempo Compartido” en Sundance ’18

Volver a Sundance para Hofmann es casi como cerrar un círculo de iniciación. “Aquí empezó todo, nuestra carrera se catapultó y también la de muchos. Halley no sólo fue mi ópera sino la de muchos del equipo, como la del fotógrafo Matias Penachino, del make up artist Adam Zoller (que ganó el Premio ARIEL) y la primera de Julio como productor y como guionista. No puedo imaginarme un lugar más perfecto para estrenar la película que Sundance”.

Chavezmontes define a Sundance como un mercado importante de cine independiente en el que distribuidores de todo el mundo compran películas para exhibirlas en otros países. “El cine mexicano en general tiene un público grande dentro del país y cada vez crece más. Aparte de que tiene un público importante en el extranjero, no solo en los festivales. Por ejemplo un festival como Sundance tiene cierto mercado y las películas que aquí participan, como en otros festivales como Berlín o Cannes, aparte de los premios destacados que se puedan recibir, tienen una vinculación con distribuidores de otros países. El cine mexicano se exhibe en todo el mundo, en cines comerciales y en televisión, en plataformas alternativas. La tendencia es positiva y tenemos un gran público en el país”.

“En forma de una comedia de humor negro con tintes surrealistas –que el propio realizador compara con Luis Buñuel-, se trata de una crítica audaz a las extravagancias y absurdos de un capitalismo en decadencia.”

tc2
Fotograma: “Tiempo Compartido”: IMDb

En un país en el que hace doce años sólo se producían menos de 5 películas, hoy se cuenta con un volumen de alrededor de 170 películas, lo que para Chavezmontes es un indicativo de una industria saludable. “Esto habla de una salud industrial además de que hay una diversidad enorme de propuestas. Esta diversidad ya no radica en polos diametralmente opuestos como era hasta hace unos años donde tienes el cine de autor, de no actores, de realismo social y al mismo tiempo las películas para el gran público”.

La diversidad para él es que esos polos han aumentado sus fronteras y que el público mexicano ha sido receptivo a esta diversidad. “Una de las cosas que a mí me parece desacertado es que la prensa diga que el cine mexicano es invisible en el país o que no hay público. Esto parte de un error que es no ver que en México hay dos tipos de cine, el de estudio y el independiente. El independiente que puede ser comercial como Cásese quien pueda (2014), ¿Qué culpa tiene el niño? (2016), Nosotros los nobles (2013); y el otro independiente que va por la vía artística como las películas de Carlos Reygadas, o las nuestras. Cuando hay un estudio de Hollywood detrás, hay una maquinaria infinita de marketing y publicidad que permite que la gente sepa y este consciente de la existencia del proyecto desde su momento de desarrollo hasta el estreno que sale con miles de copias”.

Chavezmontes cuenta que en Estados Unidos el cine que se produce y se distribuye de forma independiente apenas llega al 1%, mientras que la taquilla del cine independiente de México oscila entre el 5% y el 15%. “Un éxito enorme dadas las circunstancias de producción del cine mexicano”.

IMG-20180326-WA0010
Sebatian Hoffman Foto: Antonio Harfuch

Al respecto el productor y co-guionista menciona que  “México es un país que tiene 80 festivales de cine. Hay un circuito floreciente de cine independiente. Entiendo la invisibilidad de la que se habla, si estamos hablando de que no tenemos la visibilidad de un producto cultural invasivo y faraónico como un blockbuster estadunidense. El presupuesto que se gasta en promocionar esas películas es equivalente al de toda la producción que se hace en México. Esa exigencia me parece absurda”.

Ambos continúan un camino hacia el cine independiente artístico. Entienden a su segunda película como una propuesta autoral. “Realmente queremos encontrar nuestro público en México y sentimos que hay un público amplio. No de dos millones de espectadores pero sí a un público saludable. Vamos a buscar la estrategia correcta para alcanzar a ese público y ayudar a construir y a sostenerlo. Sabemos que contamos con el apoyo de los exhibidores como Cinépolis que es factor importante de la salud del cine mexicano”, finaliza Chavezmontes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s